Frente a tu orilla

 

pexels-leah-kelley-medium.3722173

 

Me soñé parada frente a tu orilla.

Tus tibias aguas lavaban mis pies cansados de andar

por un camino atropellado, escabroso, incierto.

Y escuché mi nombre.

Escuché tu voz en el viento que peinaba las palmas.

Aquel mismo viento que pasaba suavemente su mano por mis cabellos.

Te soñé con los ojos cerrados,

mas con el alma abierta.

 

Me vi de rodillas

y sentí el vaivén de tus olas juguetonas.

Enterré mis manos en la arena.

Me aceptaste.

Tomaste entre tus manos las mías.

Sentí tu maternal beso

en el cálido sol que me alumbraba.

Me sentí completa.

Me sentí en casa.

Mi corazón se hizo uno con las olas,

con el viento,

con el sol.

Volví a escuchar mi nombre.

 

Un infinito de voces milenarias

se unieron para cantarme al oído una nana.

Volví a estar completa.

Volví a ser una.

Volví a ser Yo.

 

«He llegado, madre. He llegado».

Respiré profundo.

Se cerró el círculo.

Todo hizo sentido.

 

Desde lejos escuché otras voces,

otros ruidos.

El estrépito de un tren con rumbo a futuros inciertos;

la barahúnda del tráfico a la hora pico.

Entonces, sentí las manos heladas

contra una ventana que enmarcaba

la realidad dolorosa

de que estaba soñando contigo.

Los ojos se hicieron agua y espuma.

Y con las manos todavía contra la ventana murmuré:

«Espérame, madre. Espérame».

 

__________

Photo by Leah Kelley from Pexels

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s